Exhibición Art in motion en Noches de Verano de Caixa Forum, Sevilla.

    "Es posible que esté llegando a un punto de inflexión importante", es lo que pienso cuando el pánico, la responsabilidad, el miedo, las ganas, la euforia, y más cosas agobiantes, me golpean la cabeza ( y el pechito) cuando me comunican si quiero participar en algo como en esto último que he participado. Y es que es raro, pero me pasa mucho que visualizo cosas interesantes, y me digo " Qué guay sería participar en algo así ", y al tiempo cogen y me llaman. Entonces es cuando recae sobre mí todo eso enumerado anteriormente, y me puede el nervio, y me pongo insoportable y ultrasensible, y bla, bla... Es justo lo que me pasó cuando me llamaron desde Barcelona los amigos de Fundació Cuixart para participar en sus eventos Art in motion que estaban (están) llevando a cabo por España, con apoyo de Obra Social "La Caixa", y que se realiza en los edificios Caixa Forum que hay repartidos por aquí y por allá de nuestro mapa. Y yo, fíjate tú que cosas, sería la representante de Sevilla. Me estalló el cerebro, directamente. 
Estuve preparándome para el momento mentalmente desde el mismo momento que acepté sin dudar, y es que además los colegas participantes en otros puntos geográficos son buenísimos, y tenía que estar a la altura. Y luego el sitio... Y yo... en Sevilla!. ¿Y qué pinto?, ¿qué técnica?, ¿esto?, no... mejor lo otro. Y así hasta la semana antes, donde me brotó el Barroco que siempre me atrapa, y al final hice un boceto rarísimo con mil colores ( que es lo que últimamente me pierde) y ea, llegó el día. Mil colores, gamas perfectas, día maravilloso sin calor ( Oh, milagro de una noche de verano), amigos que irían, iría mi madre con sus amigas, mis amigas de la infancia, y aquello iba subiendo como una poción del Cheminova, "OHÚ".
Mi amigo Enrique, el wen, insanewen , amigo de hace años, me acompañaría poniendo musiquita, aquello me tranquilizaba. Quería que todo estuviera perfecto y claro está, demostrar de qué soy capaz. Me dirigí antes al sitio, magnífico ( me sentí un tanto pequeña al entrar por el hall, tan fresquito, con mi tablet llena de pintura y una bolsa con válvulas, guantes , el monedero y cosas de pintor), y tras ver que no era para tanto comencé, un poco antes, por los nervios y eso... Paré un momento, y de repente al girarme vi que todo el hueco vacío que había cuando empecé, donde no había nadie, estaba LLENO. Ahí fue, ahí me perdí. Y vinieron los monstruos, y me hice aún más pequeña. Y el pánico, la responsabilidad, el miedo, las ganas, la euforia y todas esas cosas agobiantes me golpearon la cabeza ( y el pechito). Y no daba pie con bola, y no pinté en el orden que es, ni como yo pinto. Mis amigos, que me conocen, me decían "China (es como me apodan), relájate, vas bien. Retírate, míralo de lejos, pon allí oscuro. No te agobies.". Aún así no escuchaba nada, no me retiraba, no miraba de lejos, no puse el oscuro... Y bueno, pasó el tiempo, y la gente iba y venía, y se hizo de noche, y tras cuatro horas sin parar ( es lo que estaba establecido, y eso que empecé antes), y sin darme cuenta, se me acabó el tiempo. 
Me faltó, me faltaron muchas cosas, y me sobraron otras tantas. Aún así  (y viendo las fotos ahora con todos los fallos que veo, cosas que arreglaría, cambiaría, quitaría y pondría), tampoco estoy descontenta del todo, del todo...

 Esto es un resumen de todo lo que me pasó por la cabeza y lo que sentí antes, durante y después, de éste, otro evento en el que participo.
Deberías estar acostumbrada ya, me dicen. Pero no, cada vez lo llevo peor, y supongo que es por la cantidad de años ya, y que cada vez me siento mas responsable con lo que hago, con lo que se merece el espectador, o con lo que me gustaría a mí ver si fuera a algo así. ¿Ultraperfeccionismo excesivo?, sí, lo reconozco, para todo.

En fin, muy contenta por que cuenten conmigo para algo así. No sé si estuve a la altura. Espero que a quien estuviera allí (y a quien no también) le gustara, os doy las gracias por venir a verme. A mis amigos allí presentes  gracias también, por cuidarme e irme tranquilizando a cada poco. Gracias a Silvia por todo, a Fundació Cuixart por pensar en mí, y a Caixa Forum Sevilla, por ceder su espacio para este evento y dar una oportunidad en Sevilla de realizar eventos culturales de este tipo.

Una cosa más, una cosa menos. Seguimos. 

Ana L.

(Fotografías: Emilio Subirá  💓 )






















 

Follow by Email